Escuchar

Surgimiento y evolución del diseño sustentable

Las primeras inquietudes se manifestaron en la década del ´80 cuando el Design Council (Consejo de Diseño) de Reino Unido organizó una exhibición llamada “The Green Design” (El diseño verde) que planteaba un conjunto de requerimientos que las tecnologías y procesos productivos debían cumplir a la hora de fabricar un producto. (Madge, 1997).

Su aplicación, de grado dudoso y experimental era resultado de los esfuerzos planteados en esta etapa orientados únicamente hacia las técnicas y tecnologías productivas, sin abarcar otras dimensiones competentes en el diseño de un producto.

La definición más conocida del Desarrollo Sustentable, originada en la Comisión Brundtland (1987) es: “aquel que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades.”.

Desde entonces a la fecha hay más de 100 definiciones “oficiales” de desarrollo sustentable (o sostenible) (Canale, 2009).

Sin embargo, en la década de los ´90 nació otro concepto: Ecodiseño. Su difusión tiene la raíz en el movimiento de algunos sectores de la sociedad hacia un consumo de productos más respetuosos con el medio ambiente.

Surgió de la necesidad de minimizar los impactos ambientales potenciales del producto antes de que éstos se produzcan, cambiando de esta manera el modo tradicional de proceder en la industria, que se encargaba de evitar o reparar los daños ambientales una vez éstos ya estaban ocasionados. En este sentido, el ecodiseño empezó a orientarse en el principio de prevención frente al de corrección.

8.1. Variables terminológicas.

Siguiendo a Manzini, establecemos la necesidad que el uso de los términos "ecología" y "ecológico" se haga de manera controlada debido a que, como hoy sabemos, las palabras se consumen igual o todavía mas rápidamente que las cosas pudiendo llegar a producir hábito y cansancio, así como posibles e indeseados deslices semánticos incluso antes de que se haya enfocado completamente su significado (Manzini, 1990).

Es por ello que definimos diseño sustentable al (diseño) que considera los impactos ambientales en todas las etapas del proceso de diseño y fabricación de un producto, a fin de que estos generen el menor impacto ambiental durante el ciclo de su vida útil, satisfaciendo así las generaciones presentes sin afectar o comprometer a las futuras (Del Giorgio Solfa y Lasala, 2010).

8.2. Escenarios

La investigación centra su objetivo en el estudio de los diferentes escenarios que competen al diseño sustentable y en los roles que en dichos escenarios desempeñan los cuatro actores principalmente involucrados: proyectista, fabricante, consumidor y Estado.

Entendemos como escenarios al grupos de factores que competen y condicionan a cada uno de los actores en sus roles a desempeñar. En tal sentido los factores son:

tabla
Tabla de factores/actores que conforman los diversos escenarios posibles.
Fuente: elaboración propia.

8.3. La sustentabilidad en la escala de prioridades

Blanch (2005) plantea que el diseño según su opinión es ante todo visión. Se trata de una manera de ver, de una actitud ante las cosas: la economía, el medio productivo y la vida. Una visión del futuro, de cómo queremos que este sea, se trata de proyectar, pro iectare, mirar adelante, preguntarnos por ese adelante. Proyectar, es hablar de futuro, de planificar ese futuro, y eso es lo que las marcas de hoy deben rescatar. El futuro de los mercados ya no depende sólo de las transacciones de compra-venta, actualmente, otros factores entran en juego. Uno de ellos es el compromiso.

Compromiso con la calidad de vida: estaremos en condiciones de vender más y ser más reconocidos cuanto más positivamente impactemos en la calidad de vida de las personas. Veremos que esto no sólo es una cuestión ética. También es un modelo de negocio. La legislación, cada vez con mayor frecuencia, está amparando a las empresas que disminuyen el impacto ambiental de su producción.

En tal sentido, consideramos que el ecodiseño todavía no modifica la estructura básica que se sigue en el desarrollo de nuevos productos, pero si la complementa y la adapta para integrar criterios ambientales que deben considerarse en la misma escala de prioridades en que son tenidas en cuenta otras especificaciones como: calidad, costos, funcionalidad, durabilidad, ergonomía, estética, seguridad, etcétera (AIMPLAS, 2000).           

En tal sentido la sustentabilidad será pensada y desarrollada en conjunto con el resto de los factores que hacen a un producto.

grafico
Gráfico: comportamiento de los escenarios I y II según la tabla de factores/actores.
Fuente: elaboración propia.