Escuchar

El rol de las industrias

Tomas Maldonado analiza en su texto “Ambiente, productos y Estilos de Vida” que algunos economistas sensibles a la cuestión ambiental niegan que los impactos se deban a un incremento del número de objetos, o sea, del número de generadores de polución. En tal sentido, argumentan que la tendencia de la producción industrial está hoy más orientada a la contracción (y no a la expansión) del parque de objetos. Y esto es debido por un lado, a que la permanencia de los objetos en el mercado es cada vez más breve y por el otro a que las nuevas tecnologías contribuyen a que los productos pierdan materialidad y dimensión.

Bajo esta evaluación el autor se pregunta: “¿No es un anacronismo propiciar la contracción del consumo en los tiempos que corren? ¿No es un absurdo, casi una provocación, invocar la austeridad cuando hay pueblos que durante decenios han vivido un régimen de austeridad forzada y que ahora buscan, con resultados aun inciertos, liberarse de ella?”

Es evidente que la disminución de la cantidad de materiales empleados en la fabricación de un producto como así también la cantidad de piezas o elementos estructurales contribuyen a la disminución de las dimensiones del objeto.

Se puede pensar que esa misma disminución conlleva posteriormente a un desmontaje más rápido cuando la vida útil del producto a finalizado y cuando se piensa en una posible reutilización o reciclado.

15.1. Procesos de gestión de los residuos. Diferenciación entre reciclado, reúso, reutilización de la energía, etc.

Hemos dejado en claro que los procesos industriales son una fuente de contaminación. Parte de su reducción se encuentra en la gestión adecuada de sus residuos, o sea, aquellos desechos que se generan durante toda la cadena de producción.

Entre las principales acciones de gestión ambiental de residuos se encuentran el reciclado, el reúso y la reutilización de energías.

Para comprender mejor las ventajas o desventajas de cada uno de ellos, existen modelos de gestión ambiental de residuos que jerarquizan los diferentes tratamientos de recuperación de los materiales y/o energías en función del impacto ambiental producido por cada uno de ellos.

El siguiente gráfico muestra (de menor a mayor) los costos ambientales de la aplicación de cada uno de estos tratamientos.

foto
Grafico 1. Fuente: Doc. “Estrategias de Ecodiseño” (Chambouleyron y Pattini)

Según Chambouleyron y Pattini (XXXX), parte de los residuos producidos podría evitarse al reciclarlos directamente en el interior de la industria. “Algunos estudios señalan que la reducción directa de desperdicios en la fuente ahorra 70% de costos de gestión. Sin embargo, existe una porción de residuos remanente que puede convertirse en materiales secundarios mediante reciclaje, otra porción puede utilizarse como fuente de energía y, finalmente, el remanente ir a relleno sanitario” (Xxxxxx, XXXX: p.xx).

15.2. Revalorización de preformas

Siguiendo a Chambouleyron y Pattini (Ibíd.) determinamos que de todos los procesos presentes en el grafico 1, tres de ellos son identificados como procesos de revalorización de preformas.

Entendemos como preforma como todo producto, parte o material llegado a su final de ciclo de vida útil. Así mismo definimos como procesos de revalorización de preformas, al conjunto de estrategias que permiten introducir las preformas en un segundo ciclo de vida.

grafico
Grafico 2. Fuente: Doc. “Estrategias de Ecodiseño” (Chambouleyron y Pattini)

En el grafico 2 se comparan los tres ciclos de revalorización de preformas pudiéndose observar la durabilidad de cada ciclo.

Estos tres ciclos incluyen la participación del diseñador en mayor o menor escala y con resultados finales diferentes a saberse:

Reuso: Este proceso tiene un alto valor ambiental y un bajo valor de diseño ya que los procesos de recuperación de preformas son mínimos. El producto resultante se limitará a cumplir una función igual o similar a la anterior. Un ejemplo de reuso podría ser una caja de cartón que antes transportaba alimentos y ahora se utiliza para guardar objetos domésticos.

Remanufactura: este proceso es intermedio de los otros dos porque los valores ambientales y de diseño son variables. Lo que se revaloriza aquí son las propiedades de la estructura de una preforma. Un caso ejemplo seria las sillas y sillones del estudio Pomada (ver luego fotos) que con tubos de cartón de la industria grafica y dos placas de madera fabrica estos productos sustentables.

Reciclaje: al contrario que el reúso este proceso tiene un bajo valor ambiental y un alto valor de diseño. Haciendo uso de nuevos procesos industriales se llega a recuperar las propiedades de los materiales y esto permite diseñar nuevos productos. Un ejemplo podría ser el reciclaje de envases de plásticos para la configuración de nuevos productos realizados en este mismo material.

15.2.1. Casos de diseño nacional que ejemplifican los ciclos de revalorización

Caso 1 - Reúso: El (ex) estudio Mínima Huella de las diseñadoras Natalia Hoffman y Ángeles Estrada diseñó vasos a partir del descarte de botellas de vidrio.

foto

Caso 2 - Remanufactura: La empresa Dariva especializada en soluciones informáticas realiza remanufactura de cartuchos de tinta y tóner para fotocopiadoras. El proceso se inicia con un desarmado del producto para verificar el estado de cada pieza y la posible reparación o sustitución de alguna de ellas. Luego, se limpia en una maquina de vacío para eliminar todo el tóner residual y finalmente se lo llena y cierra con un Nuevo pack para salir a la venta nuevamente.

foto

Caso 3 - Reciclaje: El estudio Pomada de los diseñadores Antonela Dada y Bruno Sala, reutiliza tubos de cartón rígido del descarte de la industria grafica para realizar diversos mobiliarios. Los tubos son encastrados y pegados en dos placas de madera multilaminada que le dan estructura a los volúmenes.

foto